HISTORIA

Historia de la Quinta Vicaria

imagen vicaria

En 1962 el arzobispo de México Miguel Darío Miranda, lanzó lo que en su momento fue llamado la “Gran Misión”, misma que consistía en agrupar a las parroquias de tal manera que los párrocos más próximos entre sí trabajarán en conjunto, teniendo en la cercanía los medios de trabajo y establecieran lazos de comunicación más eficaces a fin de realizar su tarea pastoral de forma grupal y en comunidad más que de manera individual y personal.

Así surge el proyecto de Segmentar la ciudad de México en zonas de trabajo pastoral y a su vez cada una de ellas en decanatos, de allí surgen las ocho zonas pastorales de nuestra Ciudad.

Una vez dividida la ciudad en ocho partes, fueron nombradas como Gerencias y al frente de cada una de ellas estaba el Gerente de Pastoral. El cual no era un representante del Arzobispo ante el Presbiterio sino viceversa. La primera Gerencia en ser creada fue la de “Santa María de Guadalupe”.

Nuestra Gerencia “San Pedro Apóstol” fue erigida como la V Zona, el 13 de agosto de 1966 siendo el primer Gerente el P. Antonio Águila García, entonces párroco de la Divina Providencia.
La Gerencia contaba con 335,000.00 habitantes, agrupados en un principio en tres decanatos.

Al mismo tiempo El P. José Álvarez Barrón es nombrado como párroco del Santuario de Nuestra Señora de la Piedad, en la colonia Piedad Narvarte.

Poco tiempo después el mismo P. Álvarez Barrón toma el cargo a la renuncia del P. Antonio Águila y en abril de 1974 las Gerencias cambian su nombre por el de Zonas de Pastoral.

Ya para 1979 el nuevo Arzobispo de México Mons. Ernesto Corripio Ahumada, pide una reunión con los sacerdotes más representantes de la Arquidiócesis quienes le insisten que debería haber Vicarios Episcopales, como fruto del Concilio vaticano.

En la Gaceta Oficial de Arquidiócesis de México de septiembre-octubre de 1980, se presenta una breve reseña de la Toma de Posesión como primer Vicario Episcopal de la V Zona al Sr. Obispo José Pablo Róbalo en la parroquia de Nuestra Señora de la piedad el 25 de octubre del año señalado.

En la Homilía el Sr. Cardenal “Destacó la unidad de la Iglesia a través de su Pastor y en nuestra Arquidiócesis a través de los Vicarios Episcopales, que están al frente de las Zonas de Pastoral”. Mons. José Álvarez Barrón tomará ahora, el cargo de pro vicario, que mantendrá durante todo el tiempo que el Obispo José Pablo esté al frente de la Vicaría.

A partir de ésta fecha, la Vicaria empieza a funcionar. Con la Dirección del Vicario y bajo la premisa señalada por, el Sr. Cardenal Corripio en la que señalaba que la función de la vicaría es la de ser el enlace entre el Arzobispo y esa Zona de Pastoral, para que el Arzobispo conozca sus características, sus problemas, sus necesidades y se provea a dar una rápida solución.

Así cada cristiano sentirá que el Arzobispo y los Vicarios Episcopales estamos a su servicio, comprometidos todos como Colegio Episcopal, en ayudarlo a su desarrollo humano y cristiano.

El 12 de noviembre de 1997, el Cardenal Arzobispo Primado de México, Monseñor Norberto Rivera Carrera dio posesión a Monseñor Diego Monroy Ponce como Vicario Episcopal de la V Vicaria.

El 23 de julio de 1998, Monseñor Jesús Martínez C. Obispo auxiliar del Arzobispado de México en representación del Cardenal Arzobispo Primado de México Mons. Norberto Rivera Carrera dio posesión al Pbro. Sergio Oliva Martínez, como párroco del Santuario de Ntra. Señora de la Piedad, y Pro vicario de V Vicaría territorial de la Arquidiócesis.

El 11 de noviembre del 2000 toma posesión Monseñor Ernesto Reynoso Y Valle, como Vicario Episcopal de la V Vicaría, al ser nombrado Rector de la Basílica de Guadalupe Mons. Diego Monroy Ponce.

Desde septiembre del 2001 a la fecha La dirección de nuestra vicaria está a cargo de Mons. Francisco Clavel Gil, nuestro Vicario Episcopal. .

El pasado 19 de julio de 2013, teniendo como sede la Nacional e Insigne Basílica de Guadalupe, Mons. Estrada Solórzano, recibió la ordenación como nuevo Obispo y desde el pasado 30 del mismo mes de 2013, ha tomado posesión de la sede vicarial en la celebración Eucarística que precedió el Cardenal Primado de México, Norberto Rivera Carrera.

Así la historia de nuestra Quinta vicaria que agrupa a 76 templos en cinco decanatos y que ha tenido durante las cinco décadas de existencia a diferentes actores que han dirigido la labor pastoral de cientos de párrocos y miles de laicos comprometidos que seguimos trabajando, para hacer de la nuestra una comunidad y una familia que tiene como principios básicos, la fe, el amor y el servicio, para hacer de nuestro trabajo la fuerza a través de la unión de nuestro espíritu.

Quinta Vicaria Episcopal San Pedro Apóstol